Premio al fotógrafo con mayor progresión

El pasado fin de semana pude acudir a las extraordinarias jornadas que organiza la asociación Fotógrafos de Naturaleza de Madrid, FONAMAD, a la cual pertenezco.

Allí me llevé una grata sorpresa cuando me entregaron el trofeo al fotógrafo con mayor progresión 2018 y dos fotografías mías impresas. Desde aquí volver a dar las gracias a todos los miembros de la asociación por este regalazo y por hacerme sentir como en casa.

FONAMAD

Montphoto 2018

Hasta ahora no había podido detenerme para agradecer a todo el equipo humano de MontPhoto por ofrecerme unos días increíbles, en los que me he sentido como en casa. Ha sido la primera vez que he acudido al festival, pero ya me siento parte de esta gran familia.También han sido unos días maravillosos en los que he podido intercambiar conversaciones de todo tipo con unos ponentes increíbles y con un montón de personas que han acudido a esta gran fiesta. Días así son inolvidables y marcan un hueco en el corazón, gracias.Gracias también por seleccionar mi fotografía “Opresión” como ganadora absoluta de Montphoto 2018. Es difícil describir todas las emociones y sentimientos que todavía llevo conmigo por haber recibido este reconocimiento al trabajo que estoy realizando en los zoológicos. Sobretodo porque es una imagen que marca un camino, generar conciencia sobre un problema que es real y que se encuentra en muchos de los zoológicos de España y Europa. Espacios minúsculos y artificiales que provocan un impacto negativo en el bienestar de muchos de los animales allí confinados.
Enhorabuena también al resto de premiados de las demás categorías y premios de AEFONA, y especialmente a mis compañeros de FONAMAD: Fotógrafos de Naturaleza de Madrid. ¡El nivel del concurso ha sido altísimo!

¡Gracias, gracias y mil gracias por todo! Montphoto es una experiencia IMPRESIONANTE

 

 

https://montphoto.com/website/noticies.asp?id_noticia=272

https://www.lavozdealmeria.com/noticia/5/vivir/160355/el-almeriense-miguel-angel-rubio-gana-montphoto

 

Esperanza, lo último que se pierde

Recién regresados del viaje a Islandia, solamente he tenido tiempo de revisar las imágenes y poco más, pero quería compartir con vosotros esta imagen, no solamente por el lugar (precioso) sino por la historia que hay detrás de ella.
 
Para llegar aquí tuvimos que dejar la furgoneta al inicio de un camino debido a que las condiciones no eran muy buenas para pasar por él, así que crampones al pie y a caminar un buen rato. Al llegar al lugar, el cielo seguía espeso y prácticamente sin textura, ni una sonrisa nos daba…Tampoco se quedó atrás el viento, que soplaba con energía y debíamos sujetar los trípodes con fuerza para poder trabajar y así evitar la trepidación de la imagen.
 
La tarde pasaba y todo seguía igual, prácticamente sin color pero los atardeceres en Islandia son muy largos y la esperanza es lo último que debe perder un fotógrafo. Cuando ya algunos recogían el material recuerdo perfectamente al crack de Javier Alonso Torre diciendo algo así como “Nada de recoger, seguimos esperando al último rayo de luz” y….PUM! El rayo entró en la montaña, pintándola de rojo. Un momento realmente especial y un verdadero regalo para los ojos después de batallar contra las condiciones climatológicas.
 
Así fue como Islandia nos daba la bienvenida y nos avisaba de que todo el viaje giraría en torno a la esperanza, ya que tuvimos condiciones realmente difíciles donde la lluvia y los vientos extremos fueron los protagonistas en muchos de nuestros días.