La naturaleza no es muda. Ella nos habla todos los días pero estamos perdiendo la capacidad de escucharla